Escenas perdidas

Escenas perdidas

No es cosa rara que al escribir una novela, existan escenas que se terminan perdiendo y no llegan a la versión final de la misma. Algunas están de sobra, otras existen porque el autor necesita conocer mejor a sus personajes, otras más son mera autoindulgencia del escritor.

Todas estas escenas —que de algún modo perjudican el avance de la historia— terminan siendo extraídas del borrador cuando éste ya va en camino a convertirse en la versión final de la novela.

Lo que vas a encontrar en esta sección

En el caso específico de Persiguiendo espejismos, hubiera resultado perjudicial entrar en demasiado detalle sobre las vidas de los personajes secundarios, ya que eso hubiera engrosado sobremanera la historia. Sin embargo, todos esos personajes tuvieron vida y espacio en mi mente, por lo tanto, todos ellos tienen historias un poco más complejas de lo que era recomendable plasmar en la novela.

Con esto en mente es que decidí crear esta sección, este rincón de escenas perdidas, o material “extra” que podría resultar divertido para quien ya ha leído la novela, digamos, como un acercamiento a los personajes. Para quien no la ha leído, quizás podría resultar como una invitación a dejarse atrapar por estos individuos que buscan el amor con tanto ahínco.